Abraham Magentzo Chile “UN CURRICULUM Y UNA PEDAGOGÍA CONTROVERSIAL”

12 Ene

UN CURRICULUM Y UNA PEDAGOGÍA CONTROVERSIAL: Una forma de comprometer a los estudiantes con sus aprendizajes

 

Abraham Magendzo K.

Universidad Academia de Humanismo Cristiano

Santiago Chile

Enero 2013

El Viernes 4,5 y 6 de  Enero, 2013  se realizó en Santiago de Chile el vigésimo sexto  Congreso para la Efectividad y el Mejoramiento Escolar (ICSEI 2013). Marlene Scardamalia ,profesora del Ontario Institute for Studies in Education hizo la siguiente pregunta: “¿Por qué los estudiantes no se comprometen con sus aprendizajes?” Sencillo ,respondió, : “porque les entregan ideas ya elaboradas”  A mi parecer,  es una respuesta muy acertada. Con el fin, que los docentes reviertan esta situación y  procedan a sí entregarles “ideas por elaborarse” , es decir, opciones  para que los estudiantes  puedan elaborar y reelaborar, construir y reconstruir ,hacer y rehacer el conocimiento , quisiera ofrecer una alternativa. Se trata de incorporar en el curriculum  y la pedagogía  “temas y  contenidos controversiales”; alternativa  en torno a la cual he estado recientemente, junto con otros colegas, investigando, publicando y experimentando .

Un tema controversial tiene su origen en que grupos de personas desarrollan argumentaciones diferentes sobre un mismo tópico o situación (Oultdon, Day, Dillon y Grace, 2004)[1] y/o proponen resolver un problema de manera diferente (Advisory Group On Citizenship, 1998)[2]. En esta perspectiva, el curriculum se aleja de su postura tradicional que ha evitado el conflicto cognitivo, aduciendo, entre otros argumentos, que la escuela está llamada a introducir el orden, el disciplinamiento, la obediencia, el silencio e incluso el sometimiento. Una obsesión por la rigidez, la conducta controlada, por la heterogeneidad de los estudiantes. ( Magendzo y Donoso 1992)[3]

Incluir en el curriculum contenidos y  temas controversiales en la escuela significa intencionar una serie de habilidades que se traducen en capacidades para realizar determinadas actividades o tareas y actitudes valóricas de diferente orden, que disponen de manera estable para actuar de una forma determinada. Las actitudes impulsan, orientan y condicionan la conducta, contribuyendo a la formación de los rasgos de la personalidad. Entre las habilidades que mas se refuerzan son aquellas que tiene que ver  con la capacidad de estructurar la información relevante de un problema, de tal manera que facilite la interpretación  de un fenómeno; de detectar las cuestiones esenciales en una situación controversial ; de generar hipótesis y de diseñar procesos para verificarlas; de formular juicios críticos sobre las distintas opiniones que se proponen para abordar un  contenido o tema controversial . Se suma a esto ,el desarrollo de la creatividad, la capacidad de trabajar en equipo en la escucha ,la comunicación y la   tolerancia.

Hoy, más que nunca, lo que se requiere, para revertir  la tendencia de “entregar ideas ya elaboradas” es, sustancialmente, diseñar   un curriculum controversial que propenda a la formación de estudiantes cuestionadores capaces de gestionar el conocimiento de manera deliberativa. De esta forma, el curriculum contribuye a  superar las anquilosadas e inmovilizantes prácticas educativas del pasado, ubicándose así en un tiempo y en un espacio presente y futuro que se caracteriza por la complejidad del conocimiento, por la incertidumbre y la perplejidad, por el reconocimiento de la diversidad social y cultural que conforman los estudiantes. (Fullan y Hargreaves, 2006)[4] .

Postular  por un  curriculum y una pedagogía  controversial, no es sólo un dispositivo didáctico es, también, un  imperativo ético – político que tiende a la  formación de ciudadanos empoderados, emancipados y transformadores de la realidad. (Edgar Morin (1999)[5]; Marcos Raúl Mejías, 2011)[6]

En otras palabras, incorporar en el curriculum, y por consiguiente enseñar contenidos y temas controversiales, es una modalidad que prepara a los estudiantes para una ciudadanía eficaz; desarrollándoles los conocimientos y habilidades  necesarias para tomar decisiones sobre políticas públicas, para funcionar satisfactoriamente en la sociedad, para construir consensos y aprender a negociar y manejar diferencias.

Por otra parte, a medida  que se avanza en la globalización planetaria y los estados naciones del mundo se hacen más interdependientes, los educadores están impelidos a preparar a los estudiantes a vivir en la aldea global, lo  que no está exento de contradicciones, tensiones y conflictos. Esto es un desafió mayor para los docentes que trabajan en países que han vivido conflictos étnicos y/o civiles que  intentan preservar sus  identidades originarias .

Preparar a los estudiantes para ser ciudadanos en una democracia pluralista- entendiendo que el rol central que deben jugar ciudadanos en una democracia es ser capaz de deliberar con otros ciudadanos con el fin de promover el bien común-  la discusión de los contenidos y  temas controversiales es un espacio privilegiado para el desarrollo del pensamiento crítico, el desarrollo de habilidades interpersonales  (Harwood y Hanh, 1990)[7], habilidades para la toma de decisión crítica y para expresar opiniones sobre acontecimientos socio-históricos de manera argumentativa (Byford, Lennon y Russell, 2009)[8]

Abordar temas controversiales de manera dialógica en ambientes acogedores, genera, por lo general, actitudes  y sentimientos positivos de interés político, eficiencia y confianza, (Hahn, Angell & Tocci, en Harwood & Hanh, 1990)[9]; mayor tolerancia cívica (Goldenson, 1978)[10] e interés en los temas sociales (Curtis & Shaver, 1980)[11]Por eso, algunas escuela han incorporado temas controversiales en el currículum como una estrategia para promover la futura participación política de sus estudiantes (Hess, 2005).[12]

Cabe señalar que los contenidos y temas controversiales se vinculan con muchas de las disciplinas curriculares y, por qué no decirlo, con todas las asignaturas  en todos los niveles de enseñanza. En el curriculum  de la educación pre básica, básica (elemental), media (secundaria)  y terciaria (universitaria, tecnológica, etc.) . Así por ejemplo:

En la historia y las ciencias sociales muchos de los contenidos curriculares  corresponden a temas controversiales  como por ejemplo, conquistas, guerras, revoluciones, golpes de Estado, etc.- (Levinson, 2006)[13]. Gran parte de la historiografía contemporánea, reconoce la imposibilidad de reconstituir el pasado de manera objetiva. Muchos están de acuerdo en que el conocimiento es resultado de un proceso en que, el historiador y su subjetividad influyen en la elección de los acontecimientos y en la articulación del relato (Toledo Gazmuri y Magendzo, 2010, p. 82)[14]. Por sobre todo, en muchos casos  existen controversias y disparidades  entre lo que se enseñanza en la clases de historia en la escuela  y lo que se cuenta o enseña en la casa, en el ámbito familiar. Esto ocurre ,por ejemplo, con la enseñanza de la historia del presente que es una tipo específico de historia  que – a diferencia de la historiografía que se centra en el estudio del pasado- se focaliza en los eventos de ocurrencia reciente. Por ende, es una historia que sus límites están en permanente cambio (Aróstegui, 2004, p. 559)[15] y que se caracteriza por la coexistencia de una historia que se vive, al mismo tiempo que se escribe: en concomitancia  de los actores y los testigos de la historia y los historiadores  (Magendzo & Toledo, 2009, p. 448)[16] todo lo cual produce, inevitablemente a una serie de  controversias y tensiones. El National Counsil for the Social Studies (NCSS)[17] identifica las  habilidades y actitudes que el estudio de temas controversiales en las ciencias sociales contribuye a formar :

a) la habilidad de estudiar problemas relevantes del pasado y del presente y tomar decisiones y arribar a conclusiones informadas;

b) la habilidad de emplear un razonamiento crítico y evidencias evaluadas en el estudio y análisis de asuntos  de ideas significativas; esto incluye  el desarrollo de habilidades de análisis y evaluación crítica al considerar distintas  ideas, opiniones, información y fuentes de información;

c) el reconocimiento que diferentes puntos de vista son valiosos como parte del discurso social y

d) el reconocimiento que el compromiso razonado es parte del proceso de toma de decisiones democráticas.

 

  • El curriculum de las ciencias naturales, la tecnología y las matemáticas,  en los que se incorporan por sobre todo temas sociales y éticos ,como por ejemplo, el de la ingeniería genética; la fertilización en vitro;  el genoma humano; la experimentación con animales; los desordenes alimenticios; los trasplantes de órganos; la sobre exposición de antibióticos; el aborto; el calentamiento global, etc.  En efecto, tal como lo señala  Reis, P. y Galvão, C. (2009) [18]muchos  profesores de ciencias  han insistido en la necesidad de incluir temas controversiales  en el curriculum  dado su  potencial para crear una imagen más real y  humana de la  actividad científica y para promover una cultura  científica, como  instrumento esencial para una ciudadanía responsable respecto a los procesos de toma de decisiones vinculados a asuntos científicos . Sin embargo,  este autor hace notar que a pesar de todas las opiniones favorables y pruebas empíricas que conciernen el potencial educativo de la discusión de temas controversiales  socio-científicos, estas actividades no son parte de las prácticas educativas .

 

  • El curriculum de las matemáticas en la medida que  se vincula con problemas  de la vida real  y los contextos sociales , económicos , y culturales no sólo son más motivantes para los estudiantes y producen mejores aprendizajes , sino que operacionalizan situaciones controversiales que  los estudiantes confrontan. Piénsese ,por ejemplo, el empleo de las matemáticas para  dimensionar  las  inequidades y desigualdades que se producen, en la distribución injusta de  la riqueza; las diferencias de  genero en los salarios que perciben las mujeres respecto a los hombres; l el número de personas excluidas y marginadas  de la sociedad. Incluso en el curriculum de  las matemáticas se ha incorporado  la etnomatemática que vincula  esta disciplina con la cultura  y en dónde las controversias son muy relevantes..

 

  •  En el curriculum de las disciplinas vinculadas con  artes los temas controversiales tiene un importante lugar, en especial  con aquellos asuntos que tienen que ver con la libre expresión . La National Art Education Association hace notar que las artes deben procurar  la libre expresión como una premisa básica de una sociedad libre y  democrática y exhortar a que los estudiantes estén  alerta frente cualquier intento  de limitar o acortar esta libertad .  Enseñar a que  a los estudiantes creen  obras de arte como parte de su crecimiento emocional y cognitivo requiere de un curriculum  y una pedagogía abierta y clara, así como un espacio donde puedan aprender y hablar de ideas controversiales  en sus creaciones artísticas. Censurar las creaciones artísticas no va a  desafiar ni conducir a que las imagines desaparezcan. Silenciar el curriculum de las artes no va causar que las ideas controversiales desaparezcan  (Diane Gregory 1996)[19] En efecto,  el curriculum de las  artes además de la discusión referida a la libre expresión  debiera incluir temas como por ejemplo , figuras de arte controversiales en la prensa, el sentido y la legitimidad de hacer arte apropiándose de la cultura popular, la posibilidad de encontrar valores universales en el arte; piezas de arte feministas que emplean medios tradicionales ligados a las mujeres, arte comunitario colaborativo, el arte que produce confusiones y alarmas en algunas ocasiones como el día de los muertos en México, arte que ridiculiza ciertas creencias religiosas etc.

 

  • En la literatura  los espacios para la controversias son numerosos. El curriculum puede  intencionar   los temas controversiales   al leer y comentar ciertas obras literarias. Por sobre todo, obras literarias  que están cercanas a los problemas que los niños y jóvenes están enfrentando y  que los cuestionan racional y emocionalmente, que los confronta con su realidad y contexto, que sus personajes dan lugar a  diversas interpretaciones, que interrogan y abordan temas valóricos. Por sobre todo,  incorporar en el curriculum  la  literatura juvenil – que de por si es controversial- permite que  los jóvenes puedan relacionarse afectivamente con sus personajes , les  proporciona escenarios realistas dado que las controversias  y conflictos, capturan el interés de  los estudiantes y les permiten hacer conexiones realistas  entre el comportamiento social y  sus consecuencias (Enríquez, 2006)[20]

Para  finalizar, desearía hacer una advertencia que se debe tomar en cuenta si se pretende revertir ,lo que  señalara Marlene Scardamalia , mediante la incorparación  en el curriculum  y la pedagogía  de  temas y  contenidos controversiales

La advertencia es que no es del todo fácil  este cometido ya que  hay necesidad de superar una serie de obstaculos y resistencias para transitar de la entrega de ideas ya elaborada a ideas por elaborarse  a través de la controversaliedad  .

En primer lugar,cabe hacer notar que  la incorporación de los ‘temas controversiales’ sobrepasa el currículum y se contrapone con las crecientes exigencias de normalización, regulación y responsabilización de los docentes por el rendimiento de sus estudiantes. También se contrapone a la creciente presión que los gobiernos han impuesto para incrementar los resultados de aprendizaje en el área del lenguaje , las matemáticas y las ciencias , mediante la aplicación mediciones estandarizadas, lo que reduce los tiempos destinados a espacios curriculares donde se puedan enseñar los ‘temas controversiales’. Entonces, los ‘temas controversiales’ pasan a ser una preocupación de segundo orden, cuya inclusión en el currículum dependerá de la capacidad de los docentes para competir por tiempos y espacios curriculares. Además, los profesores que trabajan los ‘temas controversiales’ actúan en oposición a las prácticas curriculares institucionalizadas que priorizan por la amplitud de los hechos más que en la profundidad de temas que deben trabajarse en la sala de clases (Asimeng-Boahene, 2007)[21].

En segundo término  hay quienes han considerado que la introducción de contenidos y temas controversiales, que dan cabida al conflicto cognitivo, al pensamiento divergente y autónomo, a la crítica y a la divergencia de ideas y comportamientos, es desajustadora, anómica, rupturista, creadora de caos y entropía. Los especialistas en curriculum han vinculado a  esta evasiva con el curriculum oculto  (Torres,1994)[22] y  el curriculum nulo (Stanhinger .P.2011).  Se suma a esto, el hecho que los temas controversiales, por su naturaleza misma, inducen a que emerjan sentimientos, emociones, apasionamientos, que los docentes no siempre  pueden manejar .En este orden de cosas, hay que notar  que el curriculum, por lo general, se ha centrado preferentemente en el conocimiento instrumental, alejándose de los aspectos emocionales. Sin lograr comprender, de esta manera, que lo emocional, lo subjetivo y las relaciones intersubjetivas son un complemento indispensable del desarrollo cognitivo; constituyendo los dos elementos  parte esencial del desarrollo de la personalidad integral. (Juan Casassus 2007) [23]

Por último , la institución escolar no ha reconocido su carácter socio-histórico y menos ha asumido que, toda la sociedad, está cruzada por relaciones de poder que son reproducidas en la escuela. Además, la escuela sobrevalora la carrera profesional y la especialización de los sujetos, lo que ha separado a los educadores del ámbito político y de las urgencias de la vida cotidiana. La escuela no está orientada a que los estudiantes utilicen sus aprendizajes para transformar la sociedad y la escuela no ha escuchado las demandas de justicia social, porque ha optado por desligarse de la política práctica y se ha apropiado de “… la cultura académica de la profesionalidad y la ideología de la investigación científica desinteresada.” Asociado a esto, la escuela ha aceptado la democracia liberal como modelo de desarrollo y asumido la lógica del mercado y la democracia representativa como valores universales (Giroux, 2000, p. 14)[24].

 

Bibliografía

  • Advisory Group On Citizenship Education for citizenship and the teaching of democracy in schools. Final report of the Advisory Group On Citizenship, (September). Qualifications and Curriculum Authority (QCA): London,1998.
  • Aróstegui, J. La historia vivida. Sobre la historia del presente. Madrid: Alianza Editorial, 2004.
  • Asimeng-Boahene, L. Creating strategies to deal with problems of teaching controversial issues in social studies in African schools. Intercultural Education, 18(3), 233.,2007.
  • Byford, J., Lennon, S. & Russell, W. Teaching controversial issues in the social studies: A research study of high school teachers. The Clearing House of Social Studies, pp. 165-166, 2009.
  • Casassus ,J. , La educación del ser emocional. Editorial Cuarto Propio,2007.
  • Curtis, C. & J. Shaver “Slow Learners and the Study of Contemporary Problems.” Social Education 44 (April 1980): 302-309. EJ 222 546, 1980.
  • Diane, G., Censorship in the Art Classroom, 1996. http://www.megaessays.com/viewpaper/26348.html
  • Enriquez, G. The reader speaks out: Adolescent reflections about controversia young adult literature. ALAN Review, 33(2), 16-23, 2006.
  • Fullan,M.y Hargreaves,A,Los objetivos de la escuela por los que vale la pena luchar, Bs Aires-Madrid  ,Amorrortu editores, 2006.
  • Giroux, H. La inocencia robada. Madrid: Ediciones Morata, 2000.
  • Goldenson, D., “An Alternative View about the Role of the Secondary School in Political Socialization: A Field Experimental Study of the Development of Civil Liberties Attitudes.” Theory and Research in Social Education 6 (March 1978): 44-72. EJ 178 562. 1978
  • Harwood, A., & Hahn, C. Controversial Issues in the Classroom. http://www.eric.ed.gov, 1-8, 1990.
  • Hess, D. How do teachers’ political views influence teaching about controversial issues? Social Education 69(1), pg. 47-49,2005.
  • Levinson, R. Towards a theorethical framework for teaching socio-scientific controversial issues. International Journal of Science Education, 28(10), p. 1201-1204,2006.
  • Magendzo, A y  Donoso P., Diseño Curricular Problema- tizador en la enseñanza de los Derechos Humanos. Cuadernos de Educación en y para los derechos humanos IIDH-PIIE. Santiago, Chile. 1992.
  • Magendzo, A. y Toledo. M.,) Moral dilemmas in teaching recent history related to the violation of human rights in Chile,Journal of Moral Education, 38 (4), pp. 445-465 ,2009.
  • Mejías, M.,R., Educación (es) en la(s) globalización(es): Entre el pensamiento único y la nuevas crítica Tomo II, Asociación Civil Universidad de Ciencias y Humanidades ,Fondo Editorial, Colombia, 2011.
  • Morin,E. ,“Los 7 saberes necesarios para la educación del futuro”. París: UNESCO, 1999.
  • National Counsil for the Social Studies (NCSS) Academic Freedom for the Study of teachers Mayo 2007.
  • Oulton, C., Dillon, y Grace, M., Reconceptualizing the teaching of controversial issues. International Journal of Science Education, 26(4), 411 – 423, 2004
  • Reis, P. y Galvão, C.. Socio-scientific controversies and students’ conceptions about scientists. International Journal of Science Education, 26 ,(13), 2009
  • Toledo, M.I., Magendzo, A., Gazmuri, R. La enseñanza de la historia del presente que da cuenta de las violaciones a los derechos humanos en la educación secundaria, según los profesores. En VVAA. Pedagogía de la memoria. Desafío para la educación en derechos humanos, (pp. 126-140). Santiago: Heinrich Böll Stiftung Cono Sur, 2010.
  • Torres, J. El currículum oculto.  Morata, Madrid, 4ª edición,1994


[1] Oulton, C., Dillon, y Grace, M. ,Reconceptualizing the teaching of controversial issues. International Journal of Science Education, 2004,  26(4), 411 – 423

[2] Advisory Group On Citizenship Education for citizenship and the teaching of democracy in schools. Final report of the Advisory Group On Citizenship, (September). Qualifications and Curriculum Authority (QCA): London,1998.

[3] Magendzo, A y  Donoso P. Diseño Curricular Problematizador en la enseñanza de los Derechos Humanos. Cuadernos de Educación en y para los derechos humanos IIDH-PIIE. Santiago, Chile.1992.

[4] Fullan,M.y Hargreaves,A.,Los objetivos de la escuela por los que vale la pena luchar, Bs Aires-Madrid  ,Amorrortu editores. .(2006)

[5] Morin,E. ,“Los 7 saberes necesarios para la educación del futuro”. París: UNESCO, 1999.

[6] Mejías, M.,R, Educación (es) en la(s) globalización(es): Entre el pensamiento único y la nuevas crítica Tomo II, Asociación Civil Universidad de Ciencias y Humanidades ,Fondo Editorial, Colombia, .,(2011)

[7] Harwood, A., & Hahn, C. ,Controversial Issues in the Classroom.www.eric.ed.gov, 1-8. 1990.

[8] Byford, J., Lennon, S. & Russell, W. Teaching controversial issues in the social studies: A research study of high school teachers. The Clearing House of Social Studies, 2009. pp. 165-166

[9] Idem,p.7

[10] Goldenson, D. , “An Alternative View about the Role of the Secondary School in Political Socialization: A Field Experimental Study of the Development of Civil Liberties Attitudes.” Theory and Research in Social Education 6 (March 1978): 44-72. EJ 178 562.

[11] Curtis, C. & J. Shaver  “Slow Learners and the Study of Contemporary Problems.” Social Education 44 (April 1980): 302-309. EJ 222 546

[12] Hess, D., How do teachers’ political views influence teaching about controversial issues? Social Education 69(1), (2005)  pg. 47-49

[13] Levinson, R., Towards a theorethical framework for teaching socio-scientific controversial issues. International Journal of Science Education, 2006,. 28(10), p. 1201-1204.

[14] Toledo, M.I. ; Magenzo, A. & Gazmuri, R., La enseñanza de la historia del presente que da cuenta de las violaciones a los derechos humanos en la educación secundaria, según los profesores. En VVAA. Pedagogía de la memoria. Desafío para la educación en derechos humanos, (pp. 126-140). Santiago: Heinrich Böll Stiftung Cono Sur. 2010.

[15] Aróstegui, J., La historia vivida. Sobre la historia del presente. Madrid: Alianza Editorial, 2004.

[16] Magendzo, A. y Toledo. M. Moral dilemmas in teaching recent history related to the violation of human rights in Chile, Journal of Moral Education, 2009, 38 (4), pp. 445-465

[17] National Counsil for the Social Studies (NCSS) Academic Freedom for the Study of teacher Mayo, 2007.

[18] Reis, P. Y Galvão, C., Socio-scientific controversies and students’ conceptions about scientists. International Journal of Science Education, 2009, 26 ,(13),.

[19] Diane, G., Censorship in the Art Classroom, 1996. http://www.megaessays.com/viewpaper/26348.html

 [20] Enriquez, G., The reader speaks out: Adolescent reflections about controversia young adult literature. ALAN Review, 2006,33(2), 16-23.

 [21] Asimeng-Boahene, L. ,Creating strategies to deal with problems of teaching controversial issues in social studies in African schools. Intercultural Education, 2007. 18(3), 233.

[22] Torres, J.. El currículum oculto.  Morata, Madrid, 4ª edición.1994

[23] Casassus ,J. , La educación del ser emocional. Editorial Cuarto Propio,2007.

[24] Giroux, H. (2000) La inocencia robada. Madrid: Ediciones Morata

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: